626 357 012 evamorzar@gmail.com
Seleccionar página

¿Para qué vivo? ¿Cuál es el sentido de mi vida? ¿Hacia dónde voy en mi vida?

Jorge Bucay nos dice que el sentido de la vida es el rumbo, no es llegar a un determinado lugar (meta). Señala que para saber cuál es el rumbo que tenemos en nuestra vida existe  una brújula que sería preguntarse ¿para qué vivo? Y la respuesta no sería  que vivo para llegar a un determinado lugar, sino para disfrutar,  ganar poder (sea en forma de dinero, reconocimiento, etc), cumplir una misión que tú u otros te han impuesto o para conseguir  trascendencia (para que otros te recuerden, para que tu recuerdo quede vivo en algunos,  para que tu vida eterna sea particular). Lo que evita que estemos perdidos es que sepamos el rumbo, hacia dónde vamos en nuestra vida.

Conocer el sentido de nuestras vidas no es fácil pero merece la pena hacer un trabajo interior para tenerlo cada vez más claro y así tener motivación para vivir en general y hacer todo lo cotidiano mucho más placentero y satisfactorio. El no saber el rumbo crea un gran malestar y nos quita energía e ilusión.

El sentido de mi vida ha ido cambiando con el paso del tiempo y sobre todo con el  aumento en el grado del “darme cuenta” para qué vivo. Al principio y desde luego sin ser aún tan consciente de ello, sin saberlo, el sentido era alegrar y complacer a mis padres, darles amor y recibirlo de ellos, disfrutar, aprender e ir dibujando poco a poco de forma mucho más consciente cuál era el sentido de mi vida. Después en la adolescencia fue hacerme un tremendo lío por no tener claro por supuesto cuál era el rumbo que quería tomar en mi vida. Tras esta fase me fui planteando muy seriamente para qué estoy aquí y me fui formando para lo que hoy llena mis días en gran parte, ya que sigo haciéndolo no sólo en mis horas de trabajo.

¿Para qué vivo entonces a día de hoy?

Vivo principalmente para intentar hacer ver a las personas que pueden conseguir una vida mejor encontrando el verdadero sentido de sus vidas, trabajando sus emociones, comportamientos y pensamientos.

Vivo para que otros se beneficien de lo que voy aprendiendo día a día.

Vivo para poner mi granito de arena en todo lo que tiene que ver con los animales y la naturaleza ya que considero que en estos momentos estamos distraídos con otros asuntos y  perdemos bastante de vista el amor y cuidado a lo que la madre naturaleza nos da y de la que tanto debemos aprender.

Vivo para amar y ser amada, para enseñar humildemente lo que pueda a las personas  para que les cueste cada vez menos reconocer, expresar y manejar sus emociones, para que puedan ir consiguiendo lo que necesitan y  para que le encuentren de verdad el sentido a sus vidas.

Tengo la enorme suerte de tener una profesión en la que estoy en  verdadero contacto con personas, con sus emociones, pensamientos, sentimientos, comportamientos. Al tener este grado de intimidad vivo momentos verdaderamente emotivos y de reconocimiento a mi labor y esta es una de las cosas  que verdaderamente da sentido a mi vida en estos momentos.

Y tú, ¿para qué vives?